Bolas Ben Wa o bolas chinas (también bolas de geisha) son dos bolas ligeras que la mujer introduce en la vagina detrás del músculo pubocoxígeo, exactamente donde se colocan los tampones. y que, normalmente, tienen en su interior otras bolas más pequeñas, creando un vacío en el interior. Mediante el movimiento las bolas interiores golpean con las exteriores y realizan una especie de efecto vibratorio, produciendo sensaciones muy placenteras.

Muchas veces compramos las bolas como un simple juguete sexual sin darnos cuenta de los múltiples beneficios que nos da el uso de estas bolas.

Las bolas chinas se han convertido en un valioso instrumento que recomiendan muchos profesionales de la medicina para fortalecer los músculos de la vagina y ejercitar el suelo pélvico.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos muy importantes en la anatomía del ser humano. El suelo pélvico es el encargado de mantener abiertos o cerrados los esfínteres y por ello su debilidad o flacidez harían que tuviésemos escapes involuntarios de orina que si no se trataran podrían derivar a la incontinencia urinaria. El suelo pélvico también está relacionado con la sexualidad, cuanto más fuerte tengamos este musculo mayor sensibilidad tendremos en la vagina y por tanto nuestras relaciones sexuales serán mucho más placenteras.

¿Cómo saber si mi suelo pélvico esta fortalecido?

Los primeros síntomas los notamos cuando tenemos pequeños escapes de orina al saltar, reírnos, coger peso, bailar etc.

¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

El suelo pélvico se puede debilitar por la edad, partos múltiples, la obesidad, el estreñimiento crónico, algunos deportes, enfermedades respiratorias crónicas, una mala nutrición, el sedentarismo, la falta de relaciones sexuales, etc. Según diversos estudios más de un tercio de las mujeres de mediana edad son las que más sufren este problema.

¿Bolas terapéuticas?

Aunque originalmente estas bolas se fabricaron como un simple juguete sexual, muchos son los estudios que actualmente afirman que la utilización de estas bolas favorece a la recuperación de la musculatura pélvica previniendo la incontinencia urinaria y mejorando notablemente las sensaciones en las relaciones sexuales.

Elige las bolas chinas correctas

Las bolas chinas tienen que estar fabricadas en materiales no porosos y sin relieves, para evitar así que se acumule suciedad y tiene que ser un material libre de ftlatos. Existen dos tamaños de bolas chinas, pequeñas (hasta 29 mm de diámetro) y grandes (hasta 36 mm de diámetro), para elegir el que más te conviene puedes elegir estos consejos:

a.Tu tamaño de tampón preferido (pequeña, mediana o grande)

b. Haber tenido una Cesárea durante el parto (pequeña/mediana)
c. Sentirte cómoda al introducir 2 dedos de lado a lado dentro del vagina (mediana)
d. Parto vaginal previo (mediana/grande)
e. Si se te mueven los tampones (mediana/grande)
f.  Músculos del suelo pélvico débiles (mediana/grande)

 ¿Cómo se utilizan?

Antes de utilizarlas la primera vez deberíamos lavarlas muy bien y esterilizarlas, para ello las podemos meter en agua limpia y dejar que hierva durante 10 minutos. Es muy importante que siempre que las vayamos a guardar estén secas completamente. Después de cada uso las debemos de lavar con jabón neutro y secar completamente.

Las bolas chinas pueden parecer muy grandes la primera vez que las vayamos a utilizar, pero no debemos asustarnos ya que es muy sencillo utilizarlas.

Lo primero que debemos hacer es poner un poco de lubricante vaginal e introducir las bolas justo detrás del músculo que cierra la vagina (el mismo sitio donde se coloca un tampón) dejando fuera el hilo que tienen las bolas para posteriormente poder sacar las bolas sin problemas.

Una vez las bolas ya están bien colocadas en nuestra vagina podremos ponernos de pie, al hacer esto notaremos como el peso de estas cae provocando unos pequeños temblores y notaremos como el musculo de la vagina se contrae involuntariamente para evitar su caída.

Las bolas chinas son más efectivas cuando se utilizan estando en movimiento pero cabe destacar que la utilización de estas bolas debe de ser progresiva, comenzaremos con unos 15 minutos diariamente y poco a poco iremos incrementando el tiempo hasta conseguir aguantar una hora. Si una hora nos parece excesivo con media hora diaria es suficiente. Cada mujer tiene una musculatura diferente y por ello el tiempo de fortalecimiento del musculo es diferente, a medida que se utilicen estas bolas podremos ir aumentando de gramaje y el tiempo de exposición al peso.

Es posible que tengamos agujetas después de utilizarlas ya que no dejamos de estar realizando un tipo de ejercicio, estas agujetas son totalmente normales. Si notamos que tenemos agujetas, lo mejor es descansar unos días y luego volver a realizar el ejercicio.

¿Cuánto tiempo tengo que utilizarlas?

Utilizando una hora a diario las bolas chinas durante 3 o 4 meses notaremos que nuestra musculatura pélvica ha mejorado notablemente pero podríamos seguir utilizando las bolas siempre. Si elegimos parar los ejercicios pasados unos meses los recuperaremos para que nuestra musculatura se mantenga siempre en perfecto estado.